Home - Webmail - Mapa Web - Buscador - Contacto -Català
Maria Pallarès Sans
Fem cadena Editorial - Biografía -  Entrevistas  - Libro de visitas - Textos - Guía de recursos

M. Carme Sans y Cristina Rimbau

 Entrevistas 

Presentación entrevistas

 Entrevista a Cristina Rimbau

Texto disponible en formato PDF

Cristina Rimbau
Nació en Barcelona hace cincuenta años.
Trabajadora social y psicóloga
Actualmente es Jefe de estudios de la Escuela Universitaria de Trabajo Social de Barcelona

 ¿Qué es para ti la vida?

Es una oportunidad que ha venido dada y que da libertad, limitada, de utilizarla hacia una dirección determinada.
En síntesis, podría decir que es un fluido de relaciones, a veces agradables, profundo y que, a través de estas relaciones, te reencuentras con personas que hacen que se pueda tirar hacia delante. Relaciones llenas de afecto y una base intelectual, de capacidad de entender las cosas.

 ¿Cuál ha sido la experiencia más importante de tu vida?

Está relacionada con la anterior.

Lo más importante es, por un lado, la libertad, limitada, el relativismo, no para escapar de las obligaciones, sino para ponderar los juicios de valor. Las cosas hay que situarlas en un contexto, no son absolutas. El tema de buscar lo más profundo, intentar encontrarlo. El tema de la solidaridad: emocional, cognitiva, material. Pensar que no estamos solos, no vivimos aislados.
Los aspectos negativos, como la falta de armonía, hacen todo un conjunto de situaciones contradictorias i las hemos de sobrellevar.

 ¿Por qué escogiste psicología?

No se si soy psicóloga. Soy el resultado de un interés por lo social y lo personal y las dinámicas colectivas.
La llegada a la psicología fue desde los servicios sociales. Vengo del trabajo social y me atrajo mucho la formación en psicología, sobre todo la dinámica; también por la madurez de edad y para ampliar estudios.

 ¿Cómo te gusta más ayudar a las personas?

La primera premisa es si ayudo o puedo ayudar. La percepción de la ayuda es de quien las recibe. Hay gente que quiere ayudar y no puede. Convendría que contestase quien se siente ayudado. Si hay la base para poder ayudar, ambas facetas son posibles.
Son diferentes la ayuda personal de la profesional donde hay más posibilidades de ayudar.
Por lo que se refiere a la primera parte de la pregunta, no ayuda quien quiere, sino quien puede

 ¿Cómo se ha de afrontar una enfermedad grave?

Es muy difícil, depende de la persona que la vive. Depende también del impacto que le pueda hacer. Todo el mundo tiene el derecho a vivirla como sea: con desesperación, con serenidad, etc. Lo deseable es el modelo de Maria, con su sabiduría como ejemplo. Ella supo vivir en el proceso de la enfermedad, no morir en el proceso, sino que supo vivir con el proceso y vivir con todo du entorno. El Dr. Gol había comentado que no había que negar lo que pasaba, a pesar de ser duro; hay que hablar de lo que pasa y del futuro incierto ante una enfermedad grave.
No se puede exigir que éste sea el patrón; todo el mundo ha de poder vivir como sea.

 ¿Qué piensas de la muerte?

Muchas cosas. Gustándome la vida, no me gusta la muerte porque significa el final y tal vez porque las muertes directas han sido pérdidas demasiado importantes. A persar de tenerlos en el recuerdo, preferiría tenerlos aquí.
La muerte es una gran incógnita, que nuestra sociedad margina y no ayuda a pensar en ella ni poner interrogantes sobre ella. Vivimos una cultura de negación y somos aún más débiles porque no nos acercamos a ella como un proceso vital.

 ¿Qué piensas del más allá?

Soy agnóstica por definición. Desde el interrogante hago planteamientos de interrogante. Es decir, soy agnóstica con planteamientos de interrogante. Mantengo el interrogante por las pérdidas y por resistencia a las pérdidas. Que de golpe, toda la capacidad y ser de una persona se vaya es incomprensible y es una manera de tenerlo. Desde la ignorancia vital personal, de la teoría que dice que somos energía y nos transformamos, no nos destruimos. Algunos dicen que es química; otros, seres angélicos, inmateriales. Hay, pues, el interrogante que se mantiene dado que despierta inquietudes.
No es un discurso religioso, pero es un discurso paralelo a las imágenes cristianas de la representación del más allá. Por ejemplo, el discurso de la Dra. Elisabeth Kübler-Ross, plantea unas imágenes metafóricas de ángeles, del áurea, en paralelismo con las grandes religiones.
Desde el punto de vista de la incógnita, no de la fe, no se puede afirmar ni sí ni no. Es una pregunta abierta.

M. Carme Sans
22 de Noviembre, 2004

arriba

Última actualización: 26 de Marzo, 2005

Documento sin título