Maria Pallarès Sans
Fem cadena Editorial - Biografía - Entrevistas - Libro de visitas -  Textos  - Guía de recursos

 Discurso de fin de curso de José M. Pallarès. Promoción 2004-2006. 

Ir a textos


Texto disponible en formato PDF

Discurso de fin de curso de José M. Pallarès a los alumnos de 2º de bachillerato de la Escola Tècnica i Professional del Clot. Promoción 2004-2006.

Señoras y señores. Recuerdo emocionado a Guillem Òdena +

José María Pallarès


Queridos alumnos.

En La Barca sin pescador de Alejandro Casona, la abuela, al oír la sirena del barco, exclama: “la despedida, mala palabra; las personas deberían llegar siempre y nunca marcharse”.

Tampoco me gustan las despedidas, debe ser por la edad. Ésta me emociona de una manera especial.

Para vosotros es una fiesta; se os abren puertas muy anchas y caminos nuevos. Necesitáis un horizonte. De ese horizonte os voy a hablar.

A. Machado escribe “caminante no hay camino, se hace camino el andar”. Hace días que preparo este discurso; he tenido que suprimir mucho de lo escrito. Os ofrezco un menú de degustación, pocos platos, pero sabrosos; un sencillo lienzo con algunas pinceladas de vida. Una última clase.

Confieso que he vivido… Reconozco mis defectos y acepto mis limitaciones, bien patentes; me he esforzado para ser un hombre bueno y he logrado que las personas sean lo más importante para mí.

Cuando era joven como vosotros quería cambiar el mundo. Leí en un libro: “Si Tú eres mejor, el Mundo es mejor”. Me lo tomé muy en serio.

La experiencia, que va siendo mucha, me reafirma en algunos planteamientos.

La gente es buena, buena gente la inmensa mayoría. No dudéis de que es así y apretad contra vuestro pecho la esperanza. Debéis ser respetuosos; tratad bien a todas las personas y sembrad amabilidad por doquier. Veréis qué maravilla.

La convivencia, a veces difícil y siempre necesaria, si ponéis comprensión y cariño, será el acontecer humano de mayor trascendencia.

En momentos muy duros nos rebelamos; la vida es… La vida es un gran don; una piedra preciosa con vetas profundas de dolor. Conviene no olvidarlo… Siempre hay una razón para vivir.

A pesar de los pesares y, a veces, mucho es el pesar… me ha ido bien en la vida y doy Gracias a Dios.

El recuerdo de muchas personas, mis padres en primer lugar, algunos profesores y educadores, amigos que permanecen fieles, gentes sencillas que he sentido muy cerca, alumnos de los que he aprendido…; su forma de ser y de actuar, sus palabras, me han ayudado a ser humano. Gracias a todos.

En esta sociedad hay grietas por donde escapa la vida: deseos, modas e individualismo. Nunca el nivel de vida ha sido tan alto; cubiertas de sobras las necesidades, queda mucho campo para los deseos; deseos de cosas que se pueden comprar, no de lo que se ha de hacer. No es justo querer satisfacer todos los deseos cuando dos terceras partes de la humanidad carece de lo necesario.

La sociedad incita a tener; nosotros debemos aspirar a ser . Las cosas te saturan, lo que aportas te enriquece. “los ojos te los dan, la mirada la has de poner tú”.

Están de moda las modas que banalizan comportamientos y desfiguran la personalidad; pero faltan modelos que sirvan de referencia y nos configuren por dentro. Las baratijas roban importancia a los valores. Trabajo digno es el que está bien remunerado… discrepo de esta valoración: trabajo digno es el que se realiza bien y es importante todo aquello que cumpla ese requisito.

Ir a lo suyo tiene predicamento, pero he observado que los que van a lo suyo, no van; se quedan en sí mismos. Es un comportamiento insolidario. Además, entre quienes van a lo suyo se producen encontronazos. Ir a lo nuestro es compartir y caminar juntos.

La ley del mínimo esfuerzo tiene buena acogida y se propaga con facilidad, no la cumpláis; con esta ley nos quedamos cortos siempre, parados a mitad de camino.

Cuando os corresponda desempeñar un cargo, no lo hagáis desde una posición de poder; asumirlo como un servicio a las personas. Si procedéis así, ganaréis autoridad y será mayor el contento en vuestro entorno.

Dice Jorge Luís Borges: “no sé si estudiar os puede salvar, pero no conozco nada mejor” La educación, en cuanto crecimiento personal y desarrollo de las cualidades que todos tenéis, sí os ayudará a vivir de forma muy humana, con respeto y dignidad.

A pesar de los pesares y, a veces es mucho el pesar, creo firmemente en la Escuela, se trabaja mucho y bien.

En buena tierra se ha sembrado buen trigo.

Alumnos de la promoción 2004-2006 Vosotros sois la excelente cosecha.

Ànim i sort ¡¡

 

Barcelona, 16 de junio de 2006.

arriba

Última actualitzación: 28 de Junio, 2006